Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Los portones son uno de los elementos que mayor seguridad puede proporcionar a nuestros hogares, en especial, cuando existe poca distancia de la puerta principal a la casa, estos se convierten en una verdadera fortaleza para la protección de todo aquello cuanto se encuentra dentro del hogar.
Estos también resultan muy útiles, como protección para los conjuntos residenciales, se traten de edificios o de townhouse, así como por igual resultan sumamente eficientes en materia de seguridad en los complejos turísticos; dado que en estas instancias más que medio de protección, resultan punto de acceso constante tanto de vehículos como de personas.
En lo que refiere, a los portones del hogar, estos presentan diversas modalidades, tal cual, te describiremos a continuación:
Portones manuales, son aquellos que tú puedes abrir y cerrar con el empleo de tu fuerza, es decir, son aquellos que abren por medio de la introducción de la llave en la cerradura, y con el girar de la misma abren, siendo necesaria de tu fuerza para deslizarlos.
Portones eléctricos, como su nombre lo indica, estos no disponen de cerraduras, su único medio de apertura reside en los controles que con el accionar o presionar de los botones abren y cierran.
Limpieza de un portón manual.
En el caso de que desees asearlo bien, en un principio vas a requerir de la manguera y un cepillo, más detergente líquido, con mucho cuidado vas a pasar el cepillo a todo el cuerpo del portón de modo que le retires todo el sucio procurando no ser brusco en los movimientos, la idea tampoco es que la pintura vaya a ser retirada.
Déjale caer suficiente agua, con la finalidad de que no vaya a quedar ni un solo resto de jabón, pásale un paño seco de modo que puedas trabajar con mayor comodidad.
Procede a rodar el portón, de modo tal que puedas trabajar con sus respectivos rieles, vas a repetir el proceso de limpieza, pasando con un poco de fuerza el cepillo sobre estos ya que suele quedarles mucho sedimento incrustado con el paso del tiempo.
Ahora, espera que el portón seque y con mucho cuidado, trata de aplicarle con una brocha grasa a través de los rieles, de modo tal que estas se encuentren lubricadas para su próximo uso.
Revisa las arandelas, es decir, aquellos tornillos gruesos que observas en el portón y son los que lo mantienen ajustado a los rieles, a veces pueden aflojarse, basta un poco de fuerza para atornillarlos bien.
En cuanto a la cerradura, conviene que la asees por igual, y que la lubriques, para esto vas a untar un poco de grasa en la punta de la llave, y vas a abrir y cerrarla, cinco veces, de modo tal, que así permitas que la grasa entre en el mecanismo interno de la cerradura.
Limpieza del portón eléctrico.
Para este tipo de portón, el proceso de limpieza a aplicar es igual que el del portón manual, con la única consideración que no puedes permitir que el agua llegue al motor o de lo contrario podrías ocasionar graves daños al sistema de apertura de este, y por supuesto debes quitarle el suministro de energía eléctrica al portón.
Para la limpieza de los rieles ten a bien, basar una brocha para retirar los sedimentos, o de ser necesario una espátula con mucho cuidado, ejerce la fuerza necesaria solo para retirar el sucio.
En cuanto a los rieles, si desees lubricarlos, debes recurrir al aceite tres en uno, que viene en la versión de spray, recuerda que debes esparcirlo por todo el riel, y listo ya has limpiado tu portón.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies